Luis Abinader: “sin retaliación pero sin borrón y cuenta nueva

QuisqueyaRD -
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Milton Olivo

“Los decretos del Rey se acatan, pero no se cumplen”. Tradición de la época Colonial de la Hispaniola, que ha dado forma a una decadente cultura de no complimiento de la ley, que ha abortado la posibilidad de que en RD, se establezcan el imperio de la ley por parte de las autoridades y la sociedad toda. Lo que – con Luis Abinader- ha llegado a su fin.

Tradición maldita, consolidada por los déspotas, que desde el nacimiento de la Republica, han abortado a través de la historia, el original proyecto Trinitario, de construir una nación basada en el respeto a la Ley, un Estado de derecho.

Luis Abinader lo ha proclamado, de diversos modos y términos; por lo que, en 2020 se inicia la era de establecer en el país los principios de una verdadera democracia, donde prime la transparencia, y el sagrado cumplimiento de la Constitución y la Ley.

Esta anómala tradición, germen del sistema de corrupción e impunidad establecida, especie de barrera inexpugnable, ha obstaculizado que la sociedad de R. Dominicana pueda desarrollar todo su potencial creativo, productivo, científico y cultural.

Un Estado atrapado y dirigido por la corrupción, el clientelismo y el mercurialismo, ha terminado ahogando el potencial desarrollista nacional, donde ser empresario honrado y desconectado del poder político, para sobrevivir, hay que ser una especie de héroe existencial, cuando las autoridades llamadas a establecer el respeto a las reglas, son los primeros que la han venido retorciendo para sus beneficios personales, convirtiéndose en competencia.

Sobre los hombros de Luis Abinader, descansa la esperanza de más del 50% de la sociedad, que respondió a su llamado, encarna la esperanza del cambio que el pueblo anhela desde la fundación de la Republica, y que ante tantas décadas de frustración, casi la otra mitad de la población ya había perdido la esperanza de que fuera posible, de ahí que como borregos al matadero, los vimos seguir y votar por los responsables del más de lo mismo, los causantes de sus miserias.

Ciertamente la RD ha pasado siglos, atrapado en una atmosfera autoritaria, donde la voluntad de los funcionarios y no el derecho, lo que lleva a la coima y la corrupción, es lo que determina los permisos, las autorizaciones y las contratas, siendo el ciudadano victima eterna de esta cultura establecida, a la que el cambio representa su entierro definitivo.

Esa perversa y corrupta tradición, es lo que ha creado las bases para que en el país se establezca con apoyo oficial las lacras del narcotráfico, los carteles locales, la trata de blanca, y la prostitución transnacional. Inclusive, la importaciones masivas por autoridades para quebrar al productor nacional.

La grandeza del triunfo de LUIS ABINADER, lo representa que es, que en el seno de la mayor parte del pueblo, ha renacido la esperanza, la confianza y el optimismo, de que una Republica Dominicana, guiada por la razón, la ley, el derecho y la institucionalidad, es posible.

Por eso, ha caído como una lluvia de felicidad en la población, la afirmación del nuevo presidente Luis Abinader, de que no habrá ni persecución, pero tampoco borrón y cuenta nueva.

About Author

Leave A Reply