Consejos para combatir el calor en verano

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La mayoría de personas con esclerosis múltiple sufren una intolerancia importante al calor. Prácticamente todos los síntomas empeoran cuando las temperaturas son altas. Por ello, con la llegada del verano, es indispensable tomar una serie de medidas para combatir el calor y poder, así, disfrutar de las actividades al aire libre. A continuación, se exponen 11 consejos que pueden ser muy útiles para minimizar los efectos de las altas temperaturas.

1. Aire acondicionado. Un remedio muy importante para luchar contra el calor, especialmente, si se puede disponer de un aparato en la habitación, ya que puede ser de gran ayuda para dormir y pasar unas noches más agradables. Del mismo modo, es recomendable visitar lugares que dispongan de aire acondicionado y temperaturas frescas, como centros comerciales o bibliotecas, por ejemplo. Si no se puede disponer de aire acondicionado en casa, un deshumidificador y varios ventiladores también pueden ayudar a crear un mejor ambiente.

2. Mantener el sol fuera de casa. Es importante evitar que el sol, especialmente el de mediodía, entre en casa y aumente la temperatura general. Por ello, es recomendable que las persianas se mantengan bajadas, principalmente entre las 11h y las 14h.

3. Dormir solo. Dormir con alguien genera mucho calor corporal, que puede ser negativo e incómodo para una persona con EM.

4. Duchas y baños de agua fría. Cuando las temperaturas son muy altas, los baños de agua fría pueden suponer una gran satisfacción, especialmente antes de salir a la calle y de ir a dormir. Incluso, el simple hecho de remojar los pies o las muñecas en agua fría ayuda a bajar la temperatura del cuerpo.

5. Practicar ejercicio moderado. El ejercicio es muy importante para las personas con EM, pero hay que tener especial cuidado cuando las temperaturas son altas; no es recomendable practicar deporte durante las horas de máximo calor. Tampoco se debe ser demasiado exigente y siempre es aconsejable tomar una ducha de agua fría a continuación, para recuperar la temperatura del cuerpo.

6. Nadar. Si es posible, la natación es el ejercicio más aconsejable durante el verano. Trabaja la mayoría de grupos musculares, la movilidad y el equilibrio, a la vez que mantiene una temperatura baja del cuerpo.

7. Vestir ropa de fibras naturales. Estos tejidos permiten la transpiración de la piel. Por ello, es aconsejable vestir ropa de algodón o de lino y de colores claros. De la misma manera, es mejor escoger la ropa de cama de las mismas características; las sábanas de algodón absorben el sudor y permiten que la piel respire.

8. Utilizar ropa refrescante. Actualmente, existen prendas, como sombreros o chalecos, formadas por cristales de gel que retienen el frío cuando se mojan.

9. Llevar sombrero. Los rayos de sol que caen directamente sobre la cabeza tienen un gran impacto en la temperatura corporal, por ello, es importante protegerla con un sombrero o una gorra.

10. Buscar la sombra. Cuando se pasee por la calle, es importante escoger aquellos caminos que dispongan de más sombra.

11. Llevar bebida fría. Siempre que se esté cierto tiempo fuera de casa cuando las temperaturas son altas, es importante llevar bebidas frías. Pueden congelarse para que se mantengan frescas e ir bebiendo a medida que se derriten, así como utilizarlas para refrescar el cuello y la cara.

Enlaces a los documentos originales:

Do you panic in the sun? MS Connection Blog, National Multiple Sclerosis Society, 2012 [acceso: 10 de junio de 2014]. Disponible en: http://www.msconnection.org/Blog/May-2012/Do-you-panic-in-the-sun

Share.

Leave A Reply