La oportunidad de aspirar

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Como joven peledeista, nacido, criado y desarrollado en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), todo lo que ocurre en el mismo me impacta e importa, pues a mí joven edad le he dedicado todo mi tiempo y esfuerzos a esta causa que con firme convicción entiendo es la que más representa al pueblo dominicano.

El cariño y la fidelidad a este PLD es lo que me motiva a escribir y a dar una voz de alerta a la dirección de mí partido sobre el uso que se le piense dar a la famosa reserva, estipulada en el artículo 58 de la ley 33-18  de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos.

Como parte de este artículo nos interesa primero delimitar los puestos electivos que estarán en disputa durante las elecciones del venidero 2020:

  • 1 Presidente o Presidenta de la República
  • 1 Vicepresidente o Vicepresidenta de la República
  • 32 Senadores o Senadoras
  • 178 Diputados o Diputadas de carácter provincial
  • 5 Diputados o Diputadas de carácter nacional
  • 7 Diputados o Diputadas del exterior
  • 20 Diputados o Diputadas al Parlamento Centroamericano
  • 20 suplentes de Diputados o Diputadas al Parlamento Centroamericano
  • 158 Alcaldes o Alcaldesas
  • 158 Vicealcades o Vicealcaldesas
  • 235 Directores o Directoras de Distritos Municipales
  • 235 Subdirectores o Subdirectoras de Distritos Municipales
  • 1,164 Regidores o Regidoras
  • 1,164 Suplentes de Regidores o Regidoras
  • 735 Vocales de Distritos Municipales

En la ley 33-18 se específica que esta reserva será igual al (20%) del total de las nominaciones para los puestos de senadores, diputados, alcaldes, regidores, directores, subdirectores y vocales de distritos municipales establecidas por la Constitución y las leyes, es decir, que tendríamos 4,111 puestos electivos y que las cúpulas de los partidos tendrían derecho a escoger de manera directa y sin proceso interno nada más y nada menos que 822 candidaturas a cargos electivos.

La ley tiene un inmenso vacío (Que la JCE pudo haber resuelto mediante resolución) de cara a la implementación de estas reservas, la misma no contempla que estos porcentajes deben ser aplicables por nivel y por demarcación, en otras palabras, la cúpula de los partidos políticos pueden decidir a cuales candidaturas le aplica la reserva, le pondré dos ejemplos extremos que les llamaran la atención sobre la aplicación actual de la misma, pero que al mismo tiempo despejara cualquier duda.

Ejemplo 1: La cúpula partidaria decide reservar 822 regidores en toda la geografía nacional, distribuidos de manera equitativa y tocando todos los municipios del país, sin que en ningún municipio se reserven todos los puestos a regidores disponibles.

Ejemplo 2: La cúpula partidaria decide reservar los 32 puestos a senadores, los 178 diputados nacionales de carácter provincial, los 5 diputados de carácter nacional, los 7 diputados del exterior, los 20 diputados y los 20 suplentes al Parlamento Centroamericano, los 158 Alcaldes y los 235 Directores de Distritos Municipales, esto suma 655 candidaturas reservadas, aún quedan 167 reservas disponible y ya hemos eliminado la capacidad de competir en todo el ámbito legislativo y en la parte administrativa de lo municipal.

Ambos son ejemplos de la reserva aplicada, con la única diferencia que en el ejemplo no.1 se aplican a una solo puesto electivo, aunque no es lo que le conviene a la democracia pero por mucho sería mejor que el ejemplo no.2, donde los puestos de mayor importancia en toda la geografía nacional incluyendo la totalidad de los aspirantes al congreso son reservados de manera irresponsable y eliminando cualquier oportunidad de competir por parte de los miembros del partido, nadie puede obligarnos a creer que reservar un vocal o un regidor puede ser igual a reservar un diputado, un alcalde o un senador.

Debemos estar claros que el concepto de la reserva para la cúpula partidaria es un bajadero de cara a las alianzas electorales con otras organizaciones políticas y no una herramienta para escudar a miembros del partido que tengan o aspiren a algún puesto electivo, la reserva de un compañero debe ser la excepción y no la regla.

Recomendación a mi PLD

Fruto del acuerdo del 2015 firmado por el Comité Político o como yo lo llamo el ¨Acuerdo de la rebelión¨, más de 700 compañeros con aspiraciones en toda la geografía nacional abandonaron las filas del PLD para refugiarse en otros partidos que aunque no le aseguraban para nada ganar pero les daba ¨la oportunidad de aspirar¨, solo eso exigían que se honrara su dedicación a este partido y que se les diera esa simple oportunidad.

En esta asignación de reservas hay temas que yo recomendaría el PLD tuviera muy en cuenta, entre ellos:

  • Lograr que las reservas sean correctamente divididas en la geografía nacional, evitar sobrecargar una provincia, municipio o circunscripción con una cantidad abrumadora de reservas que traumatice el liderazgo local y el crecimiento de la dirigencia.
  • Estipular que las reservas estén distribuidas proporcionalmente por nivel electivo, como decíamos anteriormente no es lo mismo reservar un regidor que un senador, que los diferentes puestos electivos estén representados.

Enfocar las reservas en las alianzas partidarias, en lugares donde hay una cantidad significativas de compañeros aspirando no es                             justificable, ni sano, ni prudente que un compañero se reserve y los demás tengan que hacer su esfuerzo e invertir sus recursos para                     lograr lo que para otros fue reservado.

Atención especial en la reserva de los puestos uninominales, este detalle porque cuando en una provincia, municipio o distrito                                 municipal se reserva una senaduría, alcaldía o la dirección del distrito inmediatamente los demás aspirante pierden las posibilidad de                  ostentar ese puesto de manera inmediata, a diferencia de regidores y diputados que aún reservando una plaza en su condición de                             plurinominales pueden continuar compitiendo en sus aspiraciones.

En resumen, los miembros de los partidos quieren tener por lo menos ¨La oportunidad de aspirar¨, que su trabajo y capacidades sean medidos de maneras justas en un proceso, que su suerte no se decida de manera antojadiza y que la democracia interna sea restablecida después que el proceso anterior creo limitantes que todos conocemos, que la gente aspire y que las mayorías decidan.

 Por: Ing. Elías Cornelio

Share.

Leave A Reply