El talento y la inocencia que destruyó la crueldad

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Las paredes garabateadas en el interior de la casa donde vivía Leonardo Montero, el niño de 10 años que fue cruelmente asesinado de siete puñaladas y parcialmente quemado a fin de borrar las evidencias del crimen, dan muestras del talento que este tenía y de su afición por la pintura y el arte.

Estrellas y figuras peculiares impregnadas en su residencia de cemento y el techo de zinc, daban una vista folclórica dentro de la pobreza y miseria en que su madre Mónica Montero (Leonela) y él vivían.

A pesar de que Leonardo no se hallaba inscrito en una escuela o colegio, y que se había quedado estancado en el segundo de primaria porque su madre no podía costear su educación, él  siempre buscaba imaginarse o ingeniárselas en algo, inclusive construir con pedazos de madera una caja de limpiabotas para poder ayudar económicamente a su progenitora.

Los vecinos del Ensanche Isabelita lo recuerdan como un niño totalmente inocente y risueño, que siempre jugaba con otros infantes de su edad y que no le hacía daño a nadie.

Una adolescente de 16 años  dijo a los periodistas del LISTIN DIARIO que él siempre le contaba que quería ir a Nueva York ya que veía esos rascacielos y edificios altos por televisión, específicamente en las películas y que no los vislumbraba aquí en el país.

Lastimosamente su sueño no se hará realidad ya que Miguel Ángel Reynoso Jiménez, asesino confeso del niño, se encargó según su propio relato de que aquellos anhelos no puedan hacerse realidad.

Según el  imputado, las drogas evitaron que él recordara como fueron los hechos que cometió; sin embargo, las siete puñaladas que el cadáver del niño mostraba y los testigos que vieron a Miguel  Ángel caminar por el techo de zinc de la casa al momento que de la vivienda brotaba la humareda, hacen que el hecho se mantenga fresco en la memoria de los residentes.

Coerción

El Juzgado de Atención Permanente de Santo Domingo Este dictó tres meses de prisión preventiva contra Miguel Ángel Reynoso Jiménez (El Negro), acusado de asesinar al niño Leonardo Montero, de 9 años de edad, en el ensanche Isabelita.

El tribunal dispuso que el imputado cumpla la medida de coerción en el penal de La Victoria.

A la salida, el acusado rehusó hablar de las acusaciones que se le imputan.

Reynoso Jiménez fue remitido al tribunal bajo estrictas medidas de seguridad, para evitar que fuera atacado por ciudadanos indignados.

“El Negro”, de 28 años de edad, es imputado por la violación sexual y muerte del niño Leonardo Montero durante un hecho ocurrido en el ensanche Isabelita, el pasado lunes.

Según la Policía Nacional, Miguel Anegl confesó que anteriormente había sido apresado tras ser acusado de violación sexual de una niña de ocho años; otra por asuntos de drogas, mientras que, al ser depurado en los archivos policiales, figura con registro en los años 2012 y 2013 por robo en casa habitada. vía: listindiario

Share.

Leave A Reply